deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Colza OGM

Revista del Sur Nº 160 - abril-junio 2005, Chee Yoke Heong

Colza transgénica trastorna el ambiente

La plantación experimental de colza genéticamente modificada en Gran Bretaña reveló efectos perjudiciales para el ambiente.

Los resultados finales de las Evaluaciones a Escala Agrícola de cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas, realizadas en Gran Bretaña con fondos públicos, revelaron que el equilibrio de las hierbas en las tierras cultivadas puede trastornarse, dañando a las abejas y las mariposas (ver informe “Effects on weed and invertebrate abundance and diversity of herbicide management in genetically modified herbicide-tolerant winter-sown oilseed rape”, por DA Bohan, CWH Boffey, DR Brooks, SJ Clark, AM Dewar, LG Firbank, AJ Haughton, C Hawes, MS Heard, MJ May, JL Osborne, JN Perry, P Rothery, DB Roy, RJ Scott, GR Squire, IP Woiwod y GT Champion. El informe está disponible en www.pubs.royalsoc.ac.uk/proc_bio_content/pdf/rspb20043049.pdf).

Las pruebas se realizaron a raíz de la preocupación de que la introducción de cultivos transgénicos tolerantes a los herbicidas tuviera efectos negativos. El gobierno británico financió las mayores pruebas de campo jamás efectuadas, las cuales se realizaron en tres años a un costo de once millones de dólares, a fin de investigar el impacto ambiental de cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas.

Los resultados para tres de los cultivos estudiados (colza de semilla oleaginosa sembrada en primavera, remolacha y maíz) se publicaron en octubre de 2003, y revelaron que la colza sembrada en primavera (también conocida como canola) y la remolacha transgénicas tenían un efecto más negativo sobre la vida silvestre que sus contrapartes convencionales. El estudio del maíz reveló lo contrario, pero desde entonces los hallazgos han sido cuestionados.
La cuarta y última prueba se refirió al impacto potencial del cultivo comercial de la colza de semilla oleaginosa sembrada en invierno, modificada genéticamente para tolerar herbicidas.
Los resultados de la última Evaluación a Escala Agrícola fueron divulgados en la publicación Proceedings of the Royal Society, en la serie B, correspondiente a Ciencias Biológicas. Los investigadores compararon la colza transgénica sembrada en invierno con una versión convencional, no transgénica, del mismo cultivo. El estudio estuvo a cargo de un consorcio independiente de institutos de investigación, y su trabajo fue supervisado por un Comité Científico Directivo. En sesenta y cinco terrenos se plantó colza transgénica de invierno. Cada terreno se dividió en dos partes: en una se sembró una variedad convencional, manejada de acuerdo con la práctica normal del agricultor para el control de la maleza, mientras que en la otra se plantó una variedad transgénica tolerante a herbicidas, tratada con un herbicida de amplio espectro llamado glufosinato de amonio. Las comparaciones sobre biodiversidad se realizaron mediante la observación de la cantidad de hierbas e invertebrados, como escarabajos, mariposas y abejas.

Los últimos hallazgos revelaron que el cultivo de colza transgénica de invierno tiene un efecto más dañino en el manejo de la maleza y en la vida silvestre que el cultivo de su contraparte convencional.

Efecto sobre las hierbas

La cantidad total de hierbas malas fue similar en los cultivos transgénicos que en los convencionales, pero se observaron diferencias significativas en la cantidad de diferentes tipos de hierbas.
En los terrenos donde se cultivó colza transgénica, había menos hierbas con flores y hojas grandes. En el momento de la cosecha, la cantidad de estas hierbas y sus semillas en los cultivos transgénicos era un tercio de la observada en los cultivos convencionales, después que los agricultores aplicaron herbicida a aquéllos. Las flores de las hierbas de hoja grande son importantes porque proveen de alimento para los insectos, y sus semillas también son una fuente vital de sustento para otras formas de vida.
Por otra parte, el pasto en el cultivo transgénico era el triple que en el convencional, y contenían el quíntuple de semillas que en este último. Estos efectos se observaron en el año de cosecha y persistieron dos años después de la recolección de los datos.
En el terreno sembrado con colza transgénica se halló más pasto que en el de la colza convencional, y también algunos insectos de suelo. Aunque el pasto es beneficioso para la vida silvestre, representa un problema para los agricultores.

Efecto sobre los insectos

En el terreno cultivado con transgénicos había menos abejas y mariposas que en el otro. Una vez que el cultivo floreció, sólo se pudo encontrar la mitad de las abejas y dos tercios de las mariposas existentes en el cultivo convencional, porque en éste había más hierbas de hojas grandes y flores.
Además, de acuerdo con los anteriores resultados de Evaluaciones a Escala Agrícola de cultivos plantados en primavera, el total anual de colémbolos, un tipo de detritívoro que se alimenta de hierbas muertas o en descomposición, era mayor en las áreas cultivadas con transgénicos.
En cuanto a la mayoría de las otras especies invertebradas, no hubo una diferencia significativa entre los dos tipos de cultivos.
Los resultados sobre la colza de invierno fueron transmitidos al organismo asesor estatutario del gobierno británico: el Comité Asesor sobre Lanzamientos al Ambiente.

Gobiernos europeos dicen “no”

Mientras, muchos gobiernos europeos ya expresaron su objeción a la solicitud de la empresa de biotecnología Bayer para cultivar colza de invierno. La organización ambientalista Amigos de la Tierra descubrió que veintitres de veinticinco países europeos, incluida Gran Bretaña, plantearon objeciones por el impacto sobre el ambiente y la salud humana. Los siguientes son algunos comentarios compilados por la organización.
Gran Bretaña: “La autoridad competente de Gran Bretaña acepta que, sobre la base de la información suministrada (...) no se debe otorgar la aprobación para este cultivo”.
Austria: “No se provee ningún dato ni estudio sobre los posibles efectos en la salud humana”.
Bélgica: El control del flujo de genes será “impracticable”.
Francia: “La Agencia de Seguridad Alimentaria considera que no se puede garantizar la seguridad de la colza transgénica Ms8xRf3 desde el punto de vista de la salud”.
Polonia: “Otorgar cualquier consentimiento para el cultivo de esta especie en territorio de la Unión Europea sería inapropiado”.
Italia: “La Autoridad Nacional Competente acuerda que no se debe autorizar el cultivo de este producto, según la notificación C/BE/96/01”.
Suecia: “Suecia mantiene su objeción al cultivo de esta colza de semilla oleaginosa”.
Amigos de la Tierra también supo que Bayer dijo a la Unión Europea que quiere retirar su solicitud para cultivar la colza transgénica de invierno. El Departamento de Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales de Gran Bretaña dijo a la organización que Bayer pidió a la Comisión Europea “reducir el alcance de la solicitud de importación y procesamiento” para uso en alimentos de consumo humano y animal.
Gran Bretaña es quizá el país en que ha habido mayor debate público sobre los organismos transgénicos, debido al alto nivel de preocupación de la población y de la comunidad científica.