deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Arroz Transgénico

La Jornada, 16 de marzo de 2007

Está contaminado con la variedad LL601 de la farmacéutica Bayer: Sagarpa

Cierra México sus fronteras al arroz transgénico procedente de Estados Unidos

Para que pueda entrar, deberá tener un certificado que demuestre que no esta genéticamente modificado / Greenpeace México detectó su venta en supermercados y en la Central de Abasto

México decidió cerrar sus fronteras a las importaciones de arroz transgénico proveniente de Estados Unidos contaminado con la variedad LL601, no apto para el consumo humano, que actualmente ha sido rechazado por 25 países de la Unión Europea, Japón y Corea del Sur, y que fue detectado para su venta en varios supermercados del país y en la Central de Abasto de la ciudad de México.

Las autoridades agropecuarias de México autorizaron desde el miércoles a la asociación de agentes aduanales de Tijuana y Tecate, Baja California, realizar pruebas a los embarques de arroz estadunidense para detectar el denominado LL601, una variedad genéticamente modificada que se filtró en el suministro comercial del alimento el verano pasado, lo cual ha provocado la paralización temporal por tierra y mar del comercio bilateral del arroz.

En el oficio BOO 003010002 0170.07, el jefe de la oficina de Inspección de Sanidad Agropecuaria de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Lorenzo Espinosa Ramos, comunicó a los agentes aduanales que de acuerdo con el oficio-circular 0002, fechado el 12 de marzo del presente año y firmado por Enrique Sánchez Cruz, director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), se confirmaba que la Comisión Federal de Prevención contra Riesgos Sanitarios, perteneciente a la Secretaría de Salud, ordenaba que todo embarque de arroz proveniente de Estados Unidos debería entregar un certificado que especifique que se encuentra libre de organismos genéticamente modificados.

El documento oficial emitido de manera urgente el pasado martes por el director en jefe del Senasica, y del cual tiene copia La Jornada, señala textualmente:
"La Comisión Federal de Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), de la Secretaría de Salud, que tiene las atribuciones derivadas de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (OGM), en cuanto a los requisitos que deben cumplir las importaciones, específicamente el inciso 1 del artículo 18 de la mencionada ley, establece la obligatoriedad de que todo OGM que se importe al país debe contar con la autorización emitida por la Secretaría de Salud.

"Derivado de lo anterior, mediante oficio No. S00/0009502007 informa que con el objetivo de proteger la salud de los consumidores haciendo cumplir las leyes en la materia, solicita al Senasica que en coadyuvancia con la Secretaría de Salud deberá requerir a todos aquellos embarques de arroz que pretendan importarse a México, que presenten un certificado que especifique que se encuentra libre de OGM, expedidos por cualquiera de los laboratorios aprobados para tal fin por las autoridades competentes en los distintos países.

"Adicionalmente, se deberá tomar una muestra de los embarques de arroz en los puntos de ingreso al país, con la finalidad de que la Secretaría de Salud pueda verificar el cumplimiento de estas disposiciones", concluye el oficio, el cual tiene los cuños oficiales de la Sagarpa, del Senasica y de agentes aduanales.

Presiones estadunidenses
La orden del gobierno mexicano de realizar pruebas a los embarques de arroz estadunidense para detectar el denominado LL601, provocó la paralización de la importación del grano durante todo el miércoles y parte del jueves, y afectó el mercado arrocero del país del norte.
La poderosa Federación de Arroz de Estados Unidos -que tan sólo el año pasado exportó a nuestro país 805 mil 500 toneladas de arroz, valoradas en 205 millones de dólares- exigió al presidente George W. Bush su intervención ante el gobierno de Felipe Calderón para evitar el cierre de la frontera al grano estadunidense.
Gustavo Ampugnani, coordinador de la campaña de transgénicos de Greenpeace México, confirmó que por lo menos cuatro exportadores estadunidenses de arroz sufrieron la retención (por tierra y mar) de sus productos en la frontera norte.
En entrevista con La Jornada, Ampugnani informó que cientos de toneladas del alimento fueron retenidos en la frontera norte de México por no contar con certificado que demuestre que no está contaminado con la variedad LL601 de la compañía farmacéutica Bayer.
Sin embargo, la tarde de ayer, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos anunció que el gobierno mexicano aceptó permitir el paso a los embarques sin ser analizados, diciendo que México había aplazado los planes para aplictar las pruebas por el momento. El gobierno mexicano simplemente guardó silencio. JUAN BALBOA