deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
SINDROME TOXICO, Parte 4

Examinemos, por ejemplo, ei Nemacur. En plantas y animales se transforma en nemacur-sulfón y nemacur-sulfóxido. Pero al mismo tiempo se forma un tercer metabolito que todavia hoy está sin identificar. La inhibición de la colinesterasa, que puede ser considerada como indice para medir la toxicidad de un producto, es para los dos primeros compuestos un 70% más alta. El tercer metabolito, no identificado aun, es hasta casi 7 veces más tóxico que el Nemacur en su origen." Es decir, una vez absorbido por la planta, este pesticida se vuelve muchisimo más tóxico. Hay otra razón para afirmar que el Nemacur es exactamente lo contrario de "algo inocuo". Investigadores holandeses han descubierto que al igual que otros pesticidas, retrasa el proceso de división de las células. Estos investigadores exigen la sustitución de tales sustancias por otros insecticidas menos dañinos para el medio ambiente.57 Un retraso en la división de las células significa: el debilitamiento del sistema inmunológico, daños en los embriones y esterilidad, dado que se obstaculiza la maduración de los espermatozoides.
En ensayos con el plaguicida Oftanol, se ha observado que un metabolito de este producto es el responsable de los daños neurotóxicos retardados en los embriones de pollos." También con ei producto de la casa Bayer Oftanol T, sus metabolitos parecen tener gran importancia. La T procede de la palabra Thiram, una sustancia activa de la clase de los tiocarbamatos, que se utiliza para hongos, malas hierbas e insectos. Muchos de estos productos son también altamente tóxicos, como los organofosforados. También inhiben la colinesterasa, aunque de forma reversible. Sus intoxicaciones agudas causan mareos, vómitos, diarreas, abatimiento y trastornos de la circulación sanguinea. Exposiciones repetidas causan pérdida de peso." Los daños crónicos son debilitamiento de los musculos y enfermedades de los riñones con excreción de azucar en la orina. Se sospecha que este grupo de sustancias produce daños en los embriones y en todo el sistema reproductor." El tiocarbamato(S. 106) , carbofurán, que se conoce bajo el nombre la casa Bayer, es tan tóxico que hasta su producción esta regulada en la República Federal Alemana bajo las leyespara pro fra ductos extremadamente peligrosos.
Una consecuencia del exceso de abono es, que pucden contrarse en frutas y verduras significativos residuos de nitratos. En el estómago se transforman en nitritos. Estos reaccionan con los carbamatos para convertirse en nitrocarbamatos, potentes causantes de cáncer. En un ensayo hecho en Copenhague se descubrió que el Thiram se transforma en las ratas en carbobisulfito, sustancia responsable de los daños del higado en los animales de experimentación.61
Los plaguicidas no llegan nunca al comercio en su forma pura. Antes de la venta son combinados con productos disolventes y dispersantes, como también con emulsionadores y otros. Muchas veces estos son tóxicos por si mismos y pueden producir alergias .62 Algunas de estas sustancias "ayudantes", también ayudan al pesticida a penetrar en ei cuerpo humano. Por ejemplo, cuando unas gotas caen sobre la piel.63
Además, durante el proceso de fabricación de estos pesticidas se forman multiples productos derivados (impurezas) que por razones de costos, no se eliminan totalmente. Los pesticidas organofosforados técnicos son puros en una concentración entre un 94 a un 98%.64 No hace mucho que las empresas quimicas vendian también productos que estaban "mucho más sucios". En el Nemacur del ano 1981, por ejemplo, los investigadores encontraron, a parte de la materia activa, ocho clases de impurezas, con una concentración total de hasta el 13%. Una sola de estas impurezas podia suponer el 8% del producto."
En un escrito de conclusiones,la OMS escribe:
"En su mayoria, las impurezas en los pesticidas son debaja toxicidad. Pero también pueden ser más o menos tóxicasque su materia activa. Existe también la posibilidad de quepotencien la toxicidad de otros componentes del plaguicida".66Estas sustancias se conocen. Se encuentran a menudo enlos insecticidas más usados. El Malatión, por ejemplo, está (S. 107)
siempre contaminado, ya desde su produccion, con una sustancia llamada iso-malatión. El Malatión fresco, el que viene de fábrica, contiene alrededor del 0,1 al 0,4% de esta impureza. Y debido a esta pequeña concentracion, la toxicidad de este pesticida, cuando se ingiere por via digestiva, aumenta entre 3 y 6 veces.67 Con unas concentraciones un poco más altas de este derivado, el Malatión puede Ilegar a ser 25 veces más tóxico de lo que es en estado puro.68 No es nada improbable que frutas o verduras destinadas al consumo humano sean tratadas con una mezcia altamente tóxica de este tipo.
Cientificos del "Vector Biology and Control Division", del "Centers for Disease Control", de Atlanta, Georgia y de la "Environmental Protection Agency" de Beltsville, Maryland, ambos de Estados Unidos, han descubierto que, cuanto más tiempo se guarde el producto, y dependiendo también de la temperatura de almacenamiento, aumenta la cantidad de este iso-malatión tan tóxico. Bastan 14 dias con una temperatura de 55°C -una temperatura nada inusual para paises del Surpara que se doble su concentración. Un lote de Malatión que se habia guardado durante un año en Pakistán, bajo chapas onduladas, se convirtió en ocho veces más tóxico que al salir de fábrica.69 En 1976, una partida de Malatión que habia sido conservado durante demasiado tiempo, se transformó en Malatión "ensuciado", e intoxicó a 2800 trabajadores del campo en Pakistán que lo habian aplicado durante una campaña contra la malaria. Cinco de ellos murieron.70°
Ya en 1973 los investigadores John R. Grunwell y Richard H. Erickson habian descubierto que las impurezas se forman mucho más rápidamente bajo altas temperaturas. Disolvieron el Paratión, E-605, en alcohol y agua. Esta disolución fue radiada con luz ultravioleta. La cota de las impurezas altamente tóxicas aumentó drásticamente. Al final de este experimento los investigadores encontraban el 39% de una sustancia que puede causar muertes tardias y neumonias.71
Otras impurezas adquiridas durante el proceso de fabricación son especialmente tóxicas para los mamiferos. Una proporción del 2% del O,O,S-Trimetilditiofosfato, hace aumentar - (S. 108) su toxicidad en 20 veces. Ei 0,5% de O,O,S-Tritiltiofosfato convierte su toxicidad en 4 veces más alta,73 al igual que lo hace el 1% de 0,0,S-Trimetiltiofosfato.' No solo la duracion del almacenamiento y las altas temperaturas durante el mismo afectan al grado de pureza de los pesticidas. También la exposición directa de los rayos solares aumenta considerablemente la concentración de estas impurezas. En una solución de Paratión, expuesta a rayos ultra-violetas, se encontraron hasta un 39% de la peligrosa impureza 0,0,S-Tritiltiofosfato.75
Investigadores de la Universidad Miami, de California, en Riverside, EE.UU., han descubierto en 1979 que se habia subestimado la peligrosidad de los dos últimos componentes, arriba mencionados. Además, los anteriores experimentos duraron demasiado poco tiempo, lo que puede llevar a un error sobre la inocuidad del pesticida.
Las ratas que ingirieron los productos quimicos mezclados con sus comidas, fueron observadas unicamente un corto espacio de tiempo, es decir, dutrante uno o dos dias.
La dosis letal 50 (DL50) se estabieció según ei número de animales que murieron durante este tiempo. Pero, en realidad, murieron muchos más animales de ensayo, que ingirieron concentraciones sensiblemente menores. Administrando a las ratas la vigésima parte de lo que se suponia era la dosis letal 50, no mostraron ninguno de los sintomas que hubieran podido indicar una intoxicación por organofosforados. Los animalitos se comportaban de forma más o menos normal. Solamente perdian peso y respiraban con dificultad. Pero entre 3 y 22 dias después de haber ingerido el veneno, morian de repente." Las autopsias demostraban un aumento importante del peso de los pulmones. Su contenido de agua se habia incrementado en un 80%. Los espacios entre los alveolos pulmonares se habian Ilenado de liquido y células extravasados de los vasos sanguineos y del sistema linfático, después de unas infecciones. Se encontraron también granulocitos, una clase de glóbulos blancos." Se observó, además, que también la tercera impureza arriba mencionada, el O,O,S-Trimetilditiofosfato, (S. 109) puede causar pulmonias graves con un retraso de tres a cuatro dias.78 Una docena larga de trabajos cientificos confirmó estos resultados.
Obviamente, estas ratas habian muerto de una neumonia atipica, manifestando una sorprendente coincidencia con los sintomas del Sindrome Tóxico que tuvo lugar en España. Pero esta coincidencia no existe solamente con el Sindrome Tóxico: varios cientificos, entre ellos el Dr. Robert Toia de la Universidad de California, y John R. Grunwell de la Universidad de Miami, Ohio, achacan a las impurezas la responsabilidad de una serie de intoxicaciones en el tercer mundo, para las cuales no se habia encontrado hasta ahora ninguna explicación.79
Kurt Langbein, periodista austriaco, es autor de documentales para la televisión y de diversos libros, entre los que se encuentra una guía sobre medicamentos "Bittere Pillen" (Pildoras amargas), cuya publicación se intentó evitar por parte del lobby farmacéutico. Ya en 1985, en un programa sobre plaguicidas, la televisión austriaca habia informado sobre algunas de las publicaciones que tratan de las impurezas de los pesticidas y sus efectos. Poco tiempo después, Langbein recibió una carta de la empresa Bayer AG: "Respecto a las nuevas afirmaciones de la conexión del sindrome del aceite tóxico en España con nuestro pesticida Nemacur, hemos explicado ampliamente nuestra posición en las informaciones de prensa que incluimos. Está basada en datos cientificos de nuestros toxicólogos.
A pesar de nuestra búsqueda intensiva, no hemos podido encontrar estudios que demuestran intoxicaciones por pesticidas organofosforados. Dado que, al parecer, Vd. tiene en su poder estudios de este tipo y ha mostrado casi "media docena" de ellos en su reportaje, le rogamos que nos facilite sus fuentes"80
El importante departamento de Relaciones Publicas depende directamente de la dirección de la empresa. Cuesta imagi'nar que no conocian estos trabajos en la cúpula de una empresa tan grande que solamente en su fabrica de Leverkusen (S. 110) Langbein ayudo a la empresa y envio los trabajos deseados.
La oficina de prensa de la casa Bayer se apresuró a desmentir que en el Nemacur se encontrasen compuestos altamente toxicos. Un portavoz de Bayer, Mathias Willig, declaro: "Se examina detenidamente cada paso del proceso de produccion para encontrar posibles impurezas". A la pregunta de cuántas impurezas se habian encontrado efectivamente, se negó a contestar. Esto, dijo, "es un secreto de producción".81
Para otros insecticidas ya no lo es. Los cientificos del Instituto de Agricultura para Investigaciones Quimicas y Biológicas, de Ottawa, Ontario, Canadá, han descubierto impurezas que causan daños pulmonares tardios en una serie de otros pesticidas: el Metidatione y Diazinón de Ciba-Geigy. En el Dasanit, el Fenitrotión, el Metil-Paratión, el Dimetoato de Bayer. En el Ronnel, un producto de Dow Chemical, en el Etion y en el Fosalone de Rhône-Poulenc.82 Otros grupos de investigadores también los han encontrado en Fentoato de Montedison, en el Acefato de Schering, (Deutsche Ortho GmbH)" y en el Fentión." En general, las concentraciones detectadas eran de solamente unas décimas del 1%." Pero hay que pensar que también en estos pesticidas aumentan considerablemente cuando se almacenan durante algún tiempo bajo el sol. Experimentos con animales han demostrado que estos mismos productos quimicos causan también alteraciones patológicas de los tejidos del higado, riñones, corazón y pulmones.86 Se constató además una afectación del sistema inmunológico."
Más aún, en la mayoria de los plaguicidas mencionados se detectaron algunas impurezas, varias de ellas altamente tóxicas. Entre éstas se encontraron metabolitos y derivados del proceso de fabricación. Todavia hoy no se sabe nada concreto sobre cómo estos productos actúan sobre animales y seres humanos. Desgraciadamente, el Nemacur fue uno de los productos no examinados.
Para los toxicólogos, no es nada nuevo el hecho de que las pulmonias puedan ser la consecuencia de una intoxicación por (S. 111) organofosforados. En 1977, dos nombres y una mujer intoxicados por Malatión ingyresaron en el centro médico de Sibenik, Yugoslavia. A pesar de haber sido tratados inmediatamente, uno de los pacientes murió unos dias después a causa de una neumonia y un edema pulmonar." Dos trabajos cientificos de 1975 y 1982 respectivamente, describen también edemas pulmonares tardios como consecuencia de una intoxicación por organofosforados.89. 9° En 1977, los patólogos del instituto médico de la Universidad de Leningrado practicaron la autopsia a 40 pacientes muertos por intoxicación de Clorofos, también ilamado Triclorfón, (vendido bajo el nombre de Dipterex, de la empresa Bayer), Carbofos (Malatión) y Difos. Se descubrió que la causa de los fallecimientos durante los tres dias siguientes a la intoxicación eran espasmos bronquiales y el colapso total del sistema cardiovascular. Las muertes entre los dias 4 y 7 después de la intoxicación eran debidas a neumonias.91
Las coincidencias con los experimentos en animales con derivados e impurezas de los plaguicidas arriba mencionados son obvias, como lo son igualmente los sintomas análogos de los pacientes del Sindrome Tóxico. También existen informes de casos parecidos en otros paises. Por ejemplo en Japón, donde un accidente con Diazinón y DDVP causó neumonias.92 Hace seis años, se hizo una encuesta entre 132 campesinos que, conjuntamente, habian empleado 156 plaguicidas diferentes. Los investigadores escriben en su informe: "Los resultados demuestran que los pesticidas causan un aumento de enfermedades del pulmón, incluyendo neumonias, infiltraciones pasajeras y fibrosis de los pulmones crónico-progresivas".93
En el gráfico adjunto comparamos la toxicidad de varias impurezas que se encuentran en los plaguicidas.94

VIII EL VENENO ESTABA EN LOS TOMATES

El Doctor Muro estaba convencido de que los tomates, causantes de la epidemia, según sus investigaciones, procedian de Almeria. Esta provincia andaluza está a punto de convertirse en la huerta de toda Europa. Hace aproximadamente 20 años se descubrieron importantes reservas de agua subterránea en esta región extremadamente seca. Hace falta una preparación cuidadosa del suelo para los cultivos enarenados tan caracteristicos de esta zona. En primer lugar hay que romper la tierra con dinamita; acto seguido se cubre con una capa fina de 2 a 3 cm. de tierra vegetal.' Esta tierra es relativamente cara y hay que trasportarla a Almeria desde otras partes de España. Seguidamente se cubre esta capa con 10 cm de arena. Y ya está lista la base para los cultivos agricolas intensivos.
Casi tocando a la capital de la provincia, se extiende hoy un gigantesco mar de plástico. Actualmente hay unas 15.000 Ha. bajo plástico, preparadas para el cultivo de frutas y verduras. Se siguen construyendo nuevos invernaderos. Durante todo el ano se producen tomates, melones, sandias, pimientos, pepinos y berenjenas, principalmente. Se exporta más del 30% a las demás naciones europeas.2 Más de dos tercios de estos campos bajo plástico pertenecen a pequeños agricultores independientes, que venden sus productos a través de mercados privados, cooperativas o Mercalmeria.3
EI efecto ambiental bajo el plástico es ideal para el crecimiento de las plantas, pero también favorece la proliferación de toda clase de gusanos, escarabajos, coleopteros e insectos que se sienten extremadamente bien en este clima húmedo y caliente, que muchas veces sobrepasa los 40° C. Los agricultores (S. 114) atacan a estos insectos con verdaderos "cócteles de veneno", tal y como les han enseñado los representantes de las grandes empresas quimicas.
Todos los productos que alli se utilizan son bastante peligrosos. Para desinfectar el suelo, se usa el Oftanol. Antes de plantar, se echa una buena dosis de Nemacur para matar asi a supuestos gusanos del suelo o nemátodos. Acto seguido, la tierra necesita un poco de fertilizante y, una vez que las plantas empiezan a crecer, hay que fumigarlas contra toda clase de plagas. Según les han dicho, los productos ideales para este tipo de tratamiento son Tamarón, Foxim, Metasystox, y una multitud de otros venenos. La lista es verdaderamente larga... Debido a las altas temperaturas, el agua se evapora rapidamente. Poco a poco el suelo se vuelve más salino y los microrganismos que podrian catabolizar los residuos de los pesticidas se vuelven cada dia más escasos.4
Todavia hoy hay un alto indice de analfabetismo en el Sur de España. Oficialmente se trata solamente de mujeres. Los hombres aprenden a leer y a escribir en el servicio militar. Pero estas pocas clases no bastan para entender las explicaciones técnicas que aparecen en las etiquetas de los plaguicidas.
A finales del año 1986, el grupo para la protección del medio ambiente "Ecologistas del Mediterráneo" elaboró un estudio detallado sobre este tipo de agricultura en Almeria, Ilamándolo "Informe sobre la utilización de productos quimicos en los cultivos enarenados bajo plástico en la comarca del Poniente".
Los resultados de sus encuestas son francamente espeluznantes: el 60% de los agricultores afirman que regularmente aumentan la dosis recomendada de los pesticidas que usan. El 70% declara que no guarda nunca los Ilamados "periodos de seguridad", es decir, el tiempo indicado por el fabricante entre la aplicación del producto y la recolección. Un 36% emplea pesticidas sistémicos, aun durante la cosecha, ello provocará que el fruto recogido contenga en su interior altos contenidos de residuos de estos pesticidas. Este hecho no es solamente culpa de los agricultores: los tomates tratados con (S. 115) Nemacur no deberian cosecharse antes de pasar 90 dias, como indican las instrucciones de este pesticida. Pero los agricultores de Almeria se arruinarian inevitablemente si cumplieran al pie de la letra estas instrucciones. En sus invernaderos de plástico ya pueden cosecharse los tomates al cabo de 60 dias, y según nos cuentan, si quieren evitar la destrucción de toda la cosecha por gusanos e insectos, tienen que aplicar insecticidas incluso cuando la planta ya tiene frutos!
Todos los agricultores saben por experiencia propia que los pesticidas que aplican actualmente no son tan inocuos como los vendedores quieren hacerles creer. Debido al gran calor reinante en estas "edificaciones de plástico", más del 6007o de ellos no usan ni trajes ni guantes de protección, ni siquiera mascarillas durante las fumigaciones. La encuesta demostró que todos ellos sufrian náuseas y dolores de cabeza despus de una jornada bajo estas condiciones.
Ultimamente aumentan las intoxicaciones agudas por pesticidas organofosforados en este área. Los medicos de cabecera solamente envian los casos realmente graves al Doctor Carlos Martin Rubi, del Hospital de la Seguridad Social, Residencia Torre Cárdenas. En menos de 4 años ha tenido que tratar 103 casos por intoxicación de pesticidas. De ellos, 82 fueron causados por compuestos organofosforados (Dursban (Clorpirifos), Dimetoato, Metilparatión, Tamarón y Octatión). Diecisiete personas se habian intoxicado por pesticidas a base de Carbamatos y cuatro con el herbicida Paraquat (Grammoxon). A proposito del área de donde proceden sus pacientes el médico dice: "Almeria está en una situación única en el mundo para conseguir el liderazgo en la investigación clinica sobre plaguicidas. Paises como los EE.UU. o los europeos tienen recursos para la investigación, pero tienen muy pocos casos de intoxicaciones, mientras el Tercer Mundo no posee la tecnologia necesaria. En España disponemos de las dos condiciones: los casos de intoxicaciones (...) y, por esto, la posibilidad de investigarlos para de esta forma ayudar a bajar la incidencia de los daños a la salud. Sin embargo la administración se muestra indiferente y termina haciendo oidos sordos a las (S. 116) peticiones de financiar los proyectos de investigación". Y el médico concluye: "Esta actitud debe cambiar radicalmente. Están en juego vidas humanas".5
En más de una ocasión, en los Ultimos años, cargamentos enteros de fruta o verdura destinados a la exportación han vuelto a su punto de origen, en este caso Almeria, debido al exceso en los valores máximos permitidos de residuos de pesticidas. El grupo "Ecologistas del Mediterráneo" escribe en su informe: "En 1981, las autoridades norteamericanas devolvieron a España un barco cargado de pimentón por haber detectado que contenia Endrin, un pesticida altamente tóxico cuyo uso está rigurosamente prohibido para fumigar alimentos. El barco volvió a Cartagena, su lugar de origen y desde alli se distribuyó para que fuera consumido por los españoles que, al parecer, soportan un indice de toxicidad mayor que los norteamericanos".6
También la República Federal Alemana devolvió verduras recibidas de Almeria, en octubre de 1987: 500 Tm de pimientos. Las autoridades alemanas habian comprobado que el nivel de los residuos de Clorpirifos en estos productos estaba muy por encima de lo autorizado.7
Aunque los camiones cargados de alimentos procedentes de Almeria o de cualquier otra provincia española pasen sin problemas las fronteras, no puede tenerse por ello la seguridad absoluta de que no estén contaminados con altos niveles de residuos de pesticidas. Según los párrafos 30 y 36 del Tratado de la Comunidad Europea, se prohiben los controles sitemáticos de las importaciones. Solamente son licitos cuando existe una "sospecha grave y fundada".
Numerosas publicaciones cientificas demuestran que insecticidas organofosforados pueden causar los sintomas observados en los pacientes del Sindrome Tóxico. Pero en la literatura cientifica conseguida por nosotros existen más referencias sobre otros pesticidas como causantes de tales lesiones que sobre el Nemacur.
Investigamos, por tanto, también la posibilidad de una participacion de otros pesticidas en esta epidemia. El grupo de (S. 117) protección del medio ambiente "Ecologistas del Mediterráneo" ha confeccionado una lista con los pesticidas más usados en Almeria. Enumeran 111 sustancias quimicas, 47 de éstas bajo el titulo "insecticidas y herbicidas", 34 son productos contra hongos, 5 se encuentran en el apartado de nematicidas (productos contra nemátodos o gusanos del suelo). Casi todos los pesticidas que pueden provocar los sintomas que han tenido los pacientes del Sindrome Tóxico están representados en esta lista. Y muchos de ellos están en primera linea.
Entre ellos, la estrella es el Dimetoato. Lo utilizan el 35% de los agricultores consultados. En segundo lugar se encuentra el Nemacur con el 10%. En España, estos dos productos están autorizados para una amplia gama de plantas, frutales y verduras. Todo lo contrario pasa con el tercero de los venenos usados en Almeria: el Hostatión de Hoechst. En el apartado "Actividades ilegales" los ecologistas escriben denunciando: "Se trata del caso más sangrante, ya que según nuestra encuesta es utilizado por un 9%. Este producto está clasificado en la categoria C, (altamente tóxico) y está autorizado sólo en patata, no pudiéndose utilizar en horticolas, sin embargo Ios distribuidores lo siguen trayendo y los agricultores lo siguen comprando y utilizando"... Pero en Almeria solamente existen unos pocos campos donde se cultivan patatas, por lo que se deduce que por su alto grado de utilización se debe aplicar también en otros cultivos, aunque esté prohibido. Otro caso similar es el pesticida Salut, una mezcla de Clorpirifos y Dimetoato. En el informe se denuncia de la siguiente manera: "Su uso está restringido a determinados horticolas, mientras que en la zona está utilizado indiscriminadamente. Su consumo es también alto, según la encuesta es de un 7%".'
Los agricultores a quienes preguntamos nos confirmaron que en sus invernaderos aplican efectivamente los productos mencionados en la lista de los ecologistas. Pero todos se niegan a hablar sobre los eventos del año 1981. Es comprensible. Si se descubriera que la verdura intoxicada procedia de sus campos, nadie compraria frutas o verduras de sus invernaderos. Además, ¿a quién le gustaria ser responsable de la muerte
118de más de 700 personas y de los sufrimientos de más de 25000? (S. 118) Según las investigaciones de los cientificos de todo el mundo casi todos los sintomas de los pacientes del Sindrome Tóxico ya se han observado en experimentos con animales o en personas intoxicadas accidentalmente, producidos por los pesticidas más usados en Almeria. Casi todos estos productos actúan de forma sistémica, es decir, que el pesticida es absorbido total o parcialmente por la planta. El lavado con agua de las verduras frescas no tiene ningún efecto en este caso.
He aqui los sintomas del Sindrome Tóxico que ya han sido observados en experimentos animales o en hombres, causados por pesticidas organofosforados: (S. 119)
Acefato, Dizianón, Dimetoato, Fentión, Malatión, Oftanol, Paratión, Metil-Paratión, Fosalone, Terbufos y Triclorfón, están autorizados también en otros paises.9 Igualmente estos pueden provocar intoxicaciones con sintomas similares a los del Sindrome Tóxico si se suceden una serie de hechos desafortunados, y si no se mantienen los periodos de seguridad, como ocurre en España.
Aunque el agricultor respete la dosis indicada en la etiqueta del Nemacur, pueden producirse intoxicaciones si este producto es aplicado poco tiempo antes de, o durante, la cosecha. Segun informaciones de la OMS, hay que aplicar el Nemacur en cantidades de entre 5 y 10 kg. por hectárea con dos aplicaciones al año.10° Pero la Consejeria de Agricultura de la Junta de Andalucia sugiere a los agricultores incluso en la 120actualidad la utilización de 100 Kg de Nemacur por Ha. omitiendo el número máximo de aplicaciones anuales, lo que (S. 120) significa sobrepasar asi entre 10 y 20 veces lo recomendado por la OMS.. Las recomendaciones para las cantidades a aplicar son similares en el caso de otros pesticidas." En Almeria una Ha. produce entre 40.000 y 70.000 kg. de tomates.12
Vamos a suponer que el 5007o del pesticida es absorbido por la planta, una estimación real y plausible bajo las condiciones caracteristicas de Almeria donde hay muy poca tierra vegetal, para pesticidas que actúan sistémicamente, es decir que, como el Nemacur, son absorbidos por la planta. En ntieneton- ces, con una cosecha de 70.000 Kg/Ha. cada Kg. co
0,71 grs. del nematicida. Se desconoce la toxicidad del Nemacur para el hombre. No conocemos ninguna publicación sobre este particular. Por ello, vamos a suponer que es tan tóxico para personas como para las ratas. Según estos mismos datos, 0,56 grs. seria la Dosis Letal 50 calculada para una persona de 70 Kg. De cada dos personas que ingirieran esta dosis, una de ellas moriria. En este caso bastaria el "placer" de comer un solo Kg. de tomates después de haber sido tratados con Nemacur, que contuvieran 0,35 grs. de este nematicida, para
causar sintomas agudos de enfermedad en todos los comensales y para matar un número elevado de ellos. Los tomates de un único campo, no mayor que 1 Ha., serian suficientes para intoxicar a decenas de miles de personas.
Pensamos que nuestras estimaciones en este ejemplo son demasiado cautelosas, dado que los metabolitos que se forman en la planta son mucho más tóxicos que el Nemacur en si. Y como nos han contado los agricultores, aumentan aún más las dosis aconsejadas por la Consejeria de Agricultura, para poder matar asi a tantos insectos y gusanos como sea posible con el fin de salvar la cosecha. Otra razón es que escarabajos, moscas, cucarachas, gusanos y larvas se vuelven resistentes y sobreviven cada vez más a estas duchas de veneno. Esta adaptación, la transmiten por herencia a sus descendencias. En monocultivos tan extremos como los de Almeria este procesose acelera aún más. (S. 121)
La mezcla de varios pesticidas distintos puede aumentar su toxicidad para animales y personas varias veces; sus impurezas y sus metabolitos también contribuyen a ello. Unos "cócteles de veneno" formados por varios pesticidas pueden causar intoxicaciones, aunque entre su aplicación y la cosecha hayan pasado una o incluso varias semanas.
Bajo estas condiciones, basta con una casualidad para causar una catástrofe: una fumigación un poco antes de la cosecha, un recipiente con un pesticida que ha estado demasiado tiempo al sol, o un lote de pesticidas con una parte de impurezas altamente tóxicas.
La epidemia del Sindrome Tóxico puede explicarse perfectamente con las verduras envenenadas de Almeria. En general se cosechan alli pepinos, tomates y berenjenas entre septiembre y marzo, pero tambin hasta mayo. A partir de junio les toca a los pimientos que soportan más calor que los anteriores cultivos". Y según nuestras investigaciones, las rutas de comercialización de los tomates concuerdan exactamente con las informaciones dadas por el Doctor Muro: los tomates se vendian alli donde enfermaron las personas. La gran mayoria de los pacientes del Sindrome Tóxico se registraron entre principios de mayo y principios de junio. Aunque después de estas fechas ingresaron muchos pacientes en los hospitales, la mayoria de ellos habian enfermado en mayo o a principios de junio. Ingresaron más tarde en los hospitales porque su estado empeoró. Los informes médicos describen solamente muy po-cos nuevos casos en julio, agosto y septiembre,14 e incluso estos pueden explicarse a partir de los tomates y pimientos envenenados que se habian comido semanas o incluso meses antes. Además, algunas impurezas de los pesticidas o plaguicidas causan los sintomas de intoxicaciones con gran retraso.15
En Almeria y en otras zonas en las que se realizan cultivos intensivos, hay que aplicar constantemente las dosis más altas de plaguicidas para evitar que las cosechas sean devoradas por insectos y gusanos. Y mientras se sigan usando tales cantidades, esta catástrofe puede repetirse en cualquier momento y no sólo en Almeria, sino en muchos lugares del mundo. (S. 122)
También existen pruebas de que los vecinos que viven cerca de campos que son tratados con pesticidas o plaguicidas pueden sufrir sintomas de intoxicación. En la literatura cientifica se describen incluso casos de personas que estaban dentro de sus casas cuando fueron fumigados los campos de al lado. A pesar de esto, enfermaron de asma, alergias y bronquitis crónica debido al pesticida Malatión. Con toda seguridad, puede afirmarse tambin que estos casos son solamente la famosa punta del iceberg.16
La revista alemana "Okotest Magazin" describió en 1987 varios casos que confirman lo anteriormente dicho: "La doctora Ursula Welz, médico de cabecera de la ciudad alemana de Tubingen, dice que uno de sus pacientes que paseaba al lado de un campo sufrió repentinamente de conjuntivitis. Desarrolló una alergia impresionante. Un joven llegó unas 3 o 4 horas más tarde y presentó los mismos sintomas". Las consultas de los médicos de esta área del sur de Alemania se llenaron de pacientes con sintomas caracteristicos de una intoxicación por plaguicidas. Una mujer murió.
Casi todos los pacientes vivian al lado de campos que poco antes habian sido tratados con plaguicidas. Los sintomas más caracteristicos eran tos, enfermedades bronquiales, dolores de cabeza o cefaleas, fiebre, alteraciones circulatorias, cansancio, inflamaciones de los ojos y dolores de garganta. En tejidos, visceras, sangre y orina, los médicos no descubrieron ninguna bacteria, ni ningún virus. Pero un laboratorio detectó en la sangre de una doctora un metabolito de un insecticida organofosforado. El fiscal que se ocupa del caso ordenó una investigación exhaustiva. Las últimas noticias son que se ha encontrado rastros del producto Nemacur de la casa Bayer y de sus metabolitos, producto no autorizado en Alemania. El fiscal piensa que puede tratarse de una importación ilegal desde Francia. Pero mucho antes de haber terminado sus investigaciones, el Ministerio competente habia hecho publico su veredicto, diciendo que no hay indicios "para pensar que exista un peligro directo para la salud por la aplicación de plaguicidas". (S. 123)
Durante una investigación en los EEUU, se encontraron residuos de pesticidas en el 100-o de las frutas importadas. Eran pesticidas producklos en los EEUU, pero dado que son altamente tóxicos no están autorizados en este pais. Lo mismo ocurre con muchos plaguicidas producidos en la República Federal Alemana.17 El mercado para la exportación de estos productos es de una importancia mucho mayor para la industria quimica que el mercado in terior, más o menos el 80% de la producción de plaguicidas se va al extranjero.
Un pesticida prohibido en un pais puede, a pesar de todo, afectar al consumidor de este pais por estar presente en productos de importación. EI creciente uso de los plaguicidas organofosforados ha llegado a producir el efecto contrario del deseado. Al igual que los compuestos organoclorados, producen mutaciones en insectos contra los que se aplican.18 19 Mumente más insectos resistentes a una creciente lista de plagui-
cidas.
California es el lugar del mundo donde se usan más pesticidas. Debido a un sistema casi exclusivo de monocultivos y un uso desmesurado de productos quimicos, el 75% de las 25 plagas más extendidas en este área se han vuelto resistentes como minimo contra un producto. Una de las consecuencias: hace 40 años se aplicaban en los EEUU 50 millones de libras de insecticidas y se perdia el 7% de la cosecha de cereales. En 1985 se usaban 600 millones de libras, pero a pesar de este aumento, el 13% de la cosecha fue devorado por insectos y gusanos.20
Los plaguicidas organofosforados daran también el equilibrio ecológico del suelo.21 Si se quiere aumentar la producción solamente hay una solución: más y más plaguicidas y fertilizantes. Las multinacionales de la industria quimica deben estar contentas con este aumento ya programado. Este aumento sirve unicamente para acrecentar los beneficios de las multinacionales quimicas, y es un completo disparate desde el punto de vista económico en muchos paises desarrollados. Por ejemplo, en los paises miembros de la Comunidad Económica Europea, la producción agraria alcanzó el más alto nivel mundial gracias al uso exagerado de pesticidas. Al mismo tiempo, (S. 124) los agricultores deben pagar cada vez más para comprar plaguicidas y máquinas, por lo que ano tras ano obtienen menos
beneficios. Los consumidores acaban pagando por partida doble: una vez por la compra de los productos y otra por los
impuestos que revertirán en subvenciones. Ademas, con este aumento desproporcionado de productos quimicos, se produ-
ce mucho más de lo que se puede consumir. Por esto, el Mercado Coman subvenciona la destrucción de alimentos.
Según información del grupo de trabajo de las asociaciones de
consumidores, en el año económico 1986-87, se destruyeron 2,6 millones de Tm., 400.000 Tm. más que el año anterior.
Irónicamente el principal producto en esta destrucción fueron
tomates (700.000 Tm.), seguidos por melocotones (350.000 Tm), manzanas (340.000 Tm.), limones (230.000 Tm.), mandarinas (210.000 Tm.) y coliflor (100.000 Tm.). El coste total de esta acción: como minimo unos 23.000 millones de pesetas.22
Una reducción drástica de los gastos destinados a productos quimicos agrarios en el Mercado ,Común, no solamente
Ilevaria consigo una disminución de la peligrosidad para el medio ambiente y para la salud de todos nosotros, sino que
también podrian ahorrarse billones de pesetas en impuestos y subvenciones. Y como se ha visto, con una producción menor
por Ha. nadie se moriria de hambre.
El grupo internacional Pestizid Aktions-Netzwerk (PAN) en la cual están representados grupos de consumidores, grupos del medio ambiente y grupos del Tercer Mundo, ha dado unos consejos para esta reducción. Mantiene una campaña en pro de una prohibición inmediata de los plaguicidas especialmente peligrosos. Entre otras cosas, PAN exige:"Franqueza total en todas las informaciones procedentes de los productores y autoridades (...)
Riguroso control por parte de los funcionarios públicos y de la población (...)
Responsabilidad de los productores de los plaguicidas por todos los daños y secuelas, que deben ser indemnizados económicamente por ellos, y un desarrollo forzado de alternativas beneficiosas para el medio ambiente y el hombre, y su uso consecuente". (S. 125)

Existen desde hace tiempo indicios de que las alternativas a los pesticidas peligrosos funcionan efectivamente: ya se conocen los resultados de ensayos a gran escala con la aplicación, o el uso de enemigos naturales de insectos, gusanos y plantas, peligrosos para los productos agrarios. En estos ensayos se emplean los pesticidas solamente cuando los métodos biológicos no tienen éxito. Gracias a este sistema biológico se ha podido aumentar la producción en un 10% y reducido los productos quimicos en un 40%. Estos ensayos son conocidos como "Plaguicidas integrados" o "Protección integrada de las plantas"."La llamada "agricultura ecológica" trabaja sin insecticidas sintéticos u otros productos quimicos agrarios. Solamente se emplean métodos biológicos para la lucha contra, o más bien, para la inhibición, de insectos dañinos. Evitando monocultivos y plantando sucesivamente productos estudiados, se aumenta la resistencia de las plantas contra los insectos y demás plagas que pudieran disminuir la cosecha. Cuando es necesario, se usan trampas mecánicas u otros medios a base de plantas y minerales. La producción es un promedio del 10% más baja. Los costes de trabajo, algo más elevados, se ven compensados por no tener que comprar plaguicidas quimicos.
Pero este tipo de agricultura no se ha podido imponer todavia. El reglamento de la Comunidad Europea para los precios agricolas lo ha impedido. Especifican unos criterios de calidad que determinan cuánto dinero recibe ei agricultor por sus frutas y verduras. Las subvenciones más altas son para las frutas y verduras de tamaños grandes, formal regulares y sin manchas. Y este tipo solamente puede conseguirse con la aplicación de productos quimicos. Además, los agricultores que venden esta calidad standard, tienen las mejores posibilidades para sobrevivir en su profesión; una gran ventaja para las multinacionales de la industria quimica que hasta ahora han impedido activamente todos los intentos para usar menos plaguicidas en la agricultura.
Para ellas está en juego muchisimo dinero: el mercado mundial de pesticidas se estima en unos 50 billones de dólares. Los productores más grandes están en Alemania Federal y (S. 126)
Berlin Occidental. El mayor productor entre ellos es la Casa Bayer, con el 12,4% de toda al venta mundial, seguido por la BASF, Schering, Hoechst y Celamerk, una filial de la empresa Boehringer-Ingelheim. Conjuntamente estas cinco empresas controlan alrededor de un 25% del mercado mundial de pesticidas.24
Hay que hacer prevalecer soluciones alternativas contra sus intereses, su ánimo de lucro y sus representantes politicos. Y esto no solamente en Alemania donde se produce gran parte de estos productos, sino también en España y otros paises del mundo.
A pesar de los multiples indicios y pruebas, las autoridades españolas y las empresas multinacionales de la quimica dan la impresión de que no exista ningún peligro en la aplicación de estos pesticidas, que son auténticos venenos. A lo mejor por esto los toxicólogos encargados por el gobierno español para aclarar el Sindrome Tóxico no han hecho investigaciones propias sobre residuos de Nemacur y sobre otros pesticidas y sus impurezas. En lugar de ello buscaban en unas pocas muestras de aceite rastros de pesticidas organofosforados lo que, lógicamente, no lograron encontrar. (S. 127)

IX LOS INTRUSOS ERAN POLICIAS

El doctor Muro era muy consciente del significado politico de su hipótesis.
Aunque fue el primero en una serie macabra de amenazas, intentos de soborno y destituciones, durante años ocultó a la opinión pública tanto el nombre del producto del cual sospechaba, como el del fabricante. Escasamente dos semanas des-pués del comienzo oficial de la epidemia, este médico, funcionario del estado y, por tanto, con un contrato en teoria irrescindible, fue destituido de sus funciones. Quedó en esta situación anómala que, según la ley, no está permitido más que unas pocas semanas, hasta poco antes de su muerte, en abril de 1985.
Por cierto que en noviembre de 1981 se le permitió explicar sus teorias e investigaciones sobre este tema en una sesión de más de 6 horas ante funcionarios del ministerio de Sanidad de las provincias afectadas y de representantes de ministerio. Pero el secretario de Estado Sr. Sánchez-Harguindey habia pedido como condición sine qua non que esta reunión debia celebrarse bajo el secreto más absoluto. Asi se hizo. Las explicaciones del Doctor Muro fueron silenciadas. A pesar de este secretismo, poco después se le ofrecieron 20 millones de pesetas con la única condición de abandonar sus investigaciones. En los años siguientes esta oferta se elevó hasta 200 millones de pesetas. Ni el suspicaz Doctor Muro logró obtener del intermediario los nombres de las personas que estaban detrás de tan generosa oferta y que querian gastarse tanto dinero para nada. De todas formas con un "muchas gracias", declinó la oferta. (S. 128)
Durante los cuatro wies sus investigaciones hubo un momento en el cual le parecto que los poderes politicos establecidos podrian tener interés en sacar la verdad sobre ei Sindrome Tóxico y hacerla pública. Esto ocurrió a finales de 1982, cuando el PSOE ganó las elecciones con una mayoria aplastante. Mientras estaban en la oposición, los socialistas habian prometido ante las dos Cámaras hacer todo lo posible para aclarar la causa de la intoxicación de sus compatriotas, si alguna vez llegaban a gobernar. El Sindrome Tóxico fue uno de los temas principales con el cual atacaron al gobierno de UCD.
Durante la campaña, los jóvenes socialistas, que gozaban de todas las simpatías del Doctor Muro, no se cansaron de prometer que solucionarían este problema. Desde octubre de 1982, los socialistas ostentan el poder en España. Pero en lo que se refiere a la catástrofe del Sindrome Tóxico, actúan exactamente igual que sus predecesores. Por todos los medios posibles intentan encontrar pruebas para la hipótesis del aceite, que no se puede probar, y obstaculizan también con todos los medios a su alcance las investigaciones y los trabajos de hipótesis alternativas.
Cuando estaban todavia en la oposición, el Sr. Ciriaco de Vicente era el responsable de las cuestiones relacionadas con la Salud Pública en el partido socialista de Felipe González. Conocia muy bien la teoria de Muro. El Doctor Muro no era el único que le proporcionaba pruebas de que no era el aceite, sino algún pesticida, la causa de la enfermedad. Su amigo, el politico y bioquimico Doctor Fernando Montoro se las dio por escrito, a principios de junio de 1982. Le envió una carta que, por su importancia, vale la pena citar casi en su totalidad:
"Querido Ciriaco:
He leido el informe sobre el "envenenamiento masivo" para utilizarlo en el debate del dia 8.
Te manifiesto que aún poniendo los cinco sentidos y toda mi buena voluntad me ha sido imposible la corrección de dicho panfleto.
Además de tener una redacción enrevesada, poco castella- (S. 129)
Carta del bioquimico Dr. Fernando Montoro al socialista Ciriaco de Vicente. (S. 132) na y mala, los conceptos cientificos están tan equivocados que impiden la corrección si no es cambiándolo todo (...)
Hay una cosa básica. De las reuniones de la comisión cientifica de los viernes en el Ministerio de Sanidad (yo he asistido a todas) puede afirmarse que, a nivel cientifico, hoy se duda que el aceite sea la causa del sindrome.
Los estudios epidemiológicos han sido un desastre. En un aceite el alarmarse por no cumplir unas especificaciones es normal, porque ya era sabido desde años que se mezclaban y se adulteraban (y no se nota, por ser liquido, como la leche...los sólidos forman dos fases y no es fácil mezclarlos). Este "follón" ha sido útil para poner en el tapete el fraude alimentario pero nada mas.
Lo que si hay claro es que ha sido una intoxicación alimentaria. LY yo me pregunto? Lcuándo hubo intoxicación en niños de pecho se analizó la leche materna buscando oleoanilidas y no se encontraron. Se encontraron residuos de insecticidas ¿se descartó esta idea? ¿porque? NO SE HABIAN ENCONTRADO EN EL ACEITE ¿y si no fuera el aceite?
si fuera un NEMATICIDA que al añadirlo a los vegetales los metaboliza produciendo otros compuestos más tóxicos que el propio insecticida y que son los que verdaderamente se ingieren?
si el nematicida es de una multinacional que se ha gastado miles de millones en retirarlo de los consumidores y comprarles las cosechas de TOMATES en pueblos de Toledo? (...)
Muro falló en la manera de decir las cosas: cebollas, pepinos, tomates, etc., pero su estudio epidemiológico fue el mejor, (no digo bueno por que ha trabajado solo) (...)"
La carta termina con los más fuertes abrazos y la disposición total del autor al Sr. Ciriaco de Vicente.
Montoro afirmó en la sala del juicio sobre el Sindrome Tóxico, el 28 de octubre de 1987, que él era el autor de esta carta y que la habia mandado al Sr. de Vicente. Al igual que su jefe del partido, Felipe González, el socialista Ciriaco de Vicente abogó por una aclaración rigurosa del problema del (S. 133)
Sindrome Tóxico. El 30 de septiembre de 1981, de Vicente encabezaba una manifestación masiva de unos 120.000 ciudadanos de Madrid, que pedian una aclaración rápida de las causas del Sindrome Tóxico en las calles de la capital de España. La prensa española le veia como el próximo Ministro de Sanidad de un gobierno socialista si su partido ganaba las elecciones. Pero una vez ganadas éstas, se hizo un silencio casi total alrededor de este politico. Hace unos años que ha desaparecido virtualmente del mapa politico.
Desde sus inicios, el Sindrome Tóxico ha sido el único tema sobre el cual todos los partidos españoles están de acuerdo en silenciar. Y lo más grave es que los politicos más destacados de cada partido laben perfectamente que el aceite no tiene nada que ver con esta enfermedad. Ya a finales del verano de 1981, el Doctor Muro habia hablado con los responsables de todos los partidos españoles y les habia expuesto sus investigaciones y los resultados.
Felipe González, actual presidente de gobierno, también ha tenido información sobre el hecho de que el aceite fraudulento no ha intoxicado a los españoles. Aunque su amigo de partido Ciriaco de Vicente no le hubiera dicho nada, tenia información de otras fuentes. En diciembre de 1984 recibió un informe del CESID (Centro de Estudios Superiores de Información de la Defensa). Este informe le confirmó por escrito que ni las anilinas ni las anilidas ni el aceite tenian nada que ver con la intoxicación sino que los responsables eran "con gran seguridad productos a base de organofosforados", llegan incluso a enunciar, como escribe el periodista Rafael Cid en el prólogo de este libro, una sospecha francamente horripilante: "existian datos que apuntaban hacia un ensayo de guerra quimica como detonante de la epidemia".
Hasta la fecha, este documento altamente significativo y de gran interés, no se ha publicado nunca. Considerado, logicamente, como un documento altamente importante, se guarda, como afirma el refrán, "bajo siete llaves", dado que "por razones de la seguridad del Estado nunca podrá saberse lo que realmente pasó".1 (S. 134)
Existen algunas explicaciones lógicas que justifican este cambio mental del nuevo jefe del gobierno español. En los años 60, España habia experimentado un alza económica muy marcada. Varios cientos de miles de españoles trabajaban como emigrantes en otros paises, especialmente en la República Federal Alemana, y mandaban regularmente divisas a sus casas. Habian contribuido a la primera gran ola de turismo. Unos años después, el desarrollo del pais se estancó. Hacia falta un cambio. Se llegó al final de la dictadura de Franco y la nueva palabra de moda era "apertura". Se intentó animar a las grandes empresas extranjeras a invertir masivamente en España.. El gobierno socialista siguió las directrices de su predecesor la UCD. Y con éxito: las empresas de ordenadores Nixdorf, IBM y Olivetti abrieron nuevas sucursales, al igual que casi todos los grandes bancos alemanes. Las empresas quimicas Bayer, Hoechst, y también AEG y Siemens, algunas de las cuales estaban representadas en España desde hacia décadas, ampliaron sus capacidades. En 1987, las empresas extranjeras invirtieron más de 100.000 millones de pesetas.
Las ventas y las ganancias se incrementaron notablemente, pero al mismo tiempo creció el paro. Según las estadisticas oficiales, hoy en dia, de cada 5 españoles 1 no tiene trabajo. Padres de familia se ven forzados a trabajar en lo que sea, ingresando por consiguiente sueldos de miseria. En Barcelona y en otras muchas ciudades se ven mujeres con niños pequeños en brazos, pidiendo en las calles.2
Las empresas multinacionales y los grandes bancos internacionales invirtieron con tanto interés en España porque en este pais no corrian el riesgo de ver mermadas sus ganancias por prestaciones sociales muy altas, ni por unas leyes estrictas sobre la conservación del medio ambiente.
Si se hubiera acusado publicamente a las empresas quimicas de haber causado esta epidemia, tendrian que haber afrontado demandas por valor de muchos miles de millones de pesetas. Por todo esto, parece altamente probable que los responsables estatales españoles recurrieran incluso a manipulaciones extrañas para evitar que la sospecha de haber causado (S. 135) el Sindrome Tóxico pudiera caer sobre los plaguicidas o sobre ciertos plaguicidas, y la posibilidad apuntada por el CESID de un ensayo de guerra quimica, no era "vendible" politicamente.
La mayor parte de la prensa en España se comportó en relación con ei Sindrome Tóxico como "la voz de su amo". Fielmente, presentaron a sus lectores las noticias sobre el aceite "tóxico" como causante de la enfermedad tal y como interesaba al gobierno. Es evidente que no es fácil quitarse el peso de haber sido amordazado durante los cuarenta años de la dictadura franquista. Este estado de cosas cambió radicalmente, aunque sólo por muy poco tiempo, con el despido fulminante y extraño un viernes al mediodia, de los dos disidentes oficiales de la hipótesis del aceite, los doctores Maria Jesús Clavera y Javier Martinez Ruiz, de la Comisión Epidemiológica.
Dos dias después, "Diario 16" escribe un articulo sobre este matrimonio que no está en la linea oficial, titulándolo: "Es imposible que el aceite pueda ser la causa del Sindrome Tóxico". Los dos epidemiólogos explican su repentino cese de la siguiente forma: "El tipo de investigación que realizamos era disidente de la tesis oficial. No es que pusiéramos en duda la versión del aceite tóxico y la tesis de la OMS, es que afirmamos que es imposible que la causa del sindrome haya sido cualquier tipo de aceite, incluido el de colza.
Además, nosotros propugnamos que se abra en paralelo una nueva investigación sobre la hipótesis más verosimil que es la del doctor Muro (...) Nosotros hemos examinado preliminarmente las investigaciones epidemiológicas experimentales y terapéuticas realizadas por este doctor, y nos parecen extraordinariamente verosimiles y dignas de ser comprobadas a fondo".
Critican abiertamente y con vehemencia las afirmaciones de la OMS: "En cuanto a las tres afirmaciones sobre las que se basó la OMS para inculpar al aceite, podemos decir que no son ciertas: Cuando dijeron que la curva general de incidencia de la enfermedad desciende a raiz del anuncio por televisión, (S. 136) de que no se consuma aceite, no es asi. La enfermedad desciende antes, como fenómeno independiente a este anuncio.
Los circuitos de distribución del aceite "sospechoso" no coinciden con la extensión geográfica de la epidemia, como dijo la OMS. Después de ocho meses de investigación, podemos afirmar que es rotundamente falso. Y la última afirmación acerca de que el estudio sobre 9 casos control, prueban la asociación familiar individual y la dosis-efecto, consecuencia del aceite, con la aparición de enfermos, es también falsa. Después de examinar 6 casos control, que hemos podido conseguir, constatamos unicamente una asociación familiar no causal, y, eso hay que subrayarlo, espúrea (engañosa)".
También apuntan al hecho de que toxicológicamente no se ha logrado encontrar en el aceite el supuesto veneno causante de la enfermedad, ni tampoco se logra en los experimentos con animales reproducir la enfermedad. Contrariamente a esto, los dos médicos afirman que los estudios del doctor Muro pueden aportar estas pruebas que hasta ahora se han buscado en vano: "La investigación del doctor Muro cumple con los anteriores puntos, con la relación espacio-temporal e individual entre el hábito de consumir ensaladas y tomates y la aparición de la enfermedad. Los experimentos animales preliminares realizados en Majadahonda y en el Instituto Toxicológico dan resultados muy correspondientes con la enfermedad".
Seguidamente , los dos epidemiólogos se quejan de que con este tema se " apaga cualquier tipo de pluralismo cientifico". Critican duramente a la OMS diciendo "se está intentando confundir a la opinión pública hablando de una asociación con el aceite y la enfermedad que nadie pone en duda, y que el oyente interpreta como causal. Todas las declaraciones de los comités encargados de la investigación en la OMS inducen a error sobre esta base porque hacen creer a la opinión pública y a los politicos que existe causalidad. Se utiliza el prestigio de esta institución para dar credibilidad a la hipótesis oficial y excluir las pertinentes hipótesis alternativas".
Al igual que Muro y Frontela, estos dos médicos se refieren (S. 137) a una "hipótesis alternativa" varias veces mencionada: "implica la intervención de una multinacional, de fuertes indemnizaciones. Implica el reordenamiento del control sanitario del sector agro-quimico y de su sistema de experimentación, asi como el apropiamiento innecesario como verdad oficial de una hipótesis cientifica provisional que ha involucrado el prestigio y la autoridad de instituciones administrativas, judiciales y cientificas que inicialmente se pronunciaron, cuyo descrédito a estas alturas es transformado en un drama nacional" 3
Estas duras criticas al gobierno español y a las instituciones internacionales por su manera de llevar las investigaciones sobre el Sindrome Tóxico eran el comienzo de un debate publico sobre el verdadero trasfondo de la epidemia. A finales de 1984, la edición navideña de la revista "Cambio 16" irrumpe como una bomba en la discusión sobre el Sindrome Tóxico, nuevamente de suma actualidad. En la portada el titular "Un producto Bayer envenenó a España" horrorizó a más de un lector. En letras algo más pequeñas se podia leer también "Según nuevas investigaciones". A lo largo de 7 páginas se escribe detalladamente sobre las teorias de los doctores Muro y Frontela, asi como sobre el pesticida Nemacur y sus metabolitos. Tampoco falta información sobre el éxito en la curación de pacientes del Sindrome Tóxico del Doctor SánchezMonge: habia diagnosticado una intoxicación por inhibidores de la colinesterasa y medicó a sus paciente de acuerdo a este diagnóstico, curándoles.
En los despachos de los ejecutivos de la multinacional Bayer se podia casi palpar el nerviosismo. Tanto en la central alemana, en Leverkusen, como en la filial española Bayer Hispania, en Barcelona, una reunión de emergencia siguió a otra. Altos cargos se vieron obligados a interrumpir sus vacaciones de Navidad y volver a toda prisa para esta emergencia. Acto seguido, la empresa declaró que su producto no tena nada que ver con el Sindrome Tóxico.
Sin inmutarse, "Cambio 16" siguió publicando más reportajes sobre el mismo tema. Por de pronto, los periodistas (S. 138) dejan hablar a un toxicólogo y experto en pesticidas, internacionalmente reconocido. El doctor Gaston Vettorazzi, del departamento de pesticidas de la OMS con sede en Ginebra, es el secretario del grupo de expertos para pesticidas y sus residuos en el mismo organismo. En una entrevista grabada en cinta con su consentimiento, declara:
"Yo, personalmente considero imposible que las anilidas puedan provocar una epidemia semejante (...) a mi nadie me quita la idea, de acuerdo con los datos de que dispongo, que la epidemia estuvo provocada por un agente neurotóxico (...) Cómo es posible que después de 3 años y medio, cuando ha llegado el hombre a la luna (...) aun no se sepa qué provocó el sindrome español!" En la misma entrevista el Doctor Vettorazzi critica también las publicaciones de la OMS sobre el Sindrome Tóxico: "Con respecto a las publicaciones que han aparecido con el supuesto patrocinio de la Oficina Regional para Europa de la OMS no hay que tomarlas demasiado en serio. Son opiniones personales de sus autores".
Es la primera vez que un alto cargo de este organismo expresa publicamente una critica tan dura sobre los trabajos de la OMS en relación con el Sindrome Tóxico. Son especialmente sorprendentes cuando se tiene en cuenta que las declaraciones de la OMS sobre el Sindrome Tóxico han sido y siguen siendo presentadas a la opinión pública como la verdad más absoluta por parte del gobierno español y de la empresa Bayer.
En la misma entrevista, el Doctor Vettorazzi confirma al periodista de "Cambio 16", Rafael Cid, que la OMS ha proyectado una reunión de expertos para septiembre de 1985, para investigar el pesticida Nemacur bajo todos los aspectos posibles. "La decisión se tomó cuando supimos que la hipótesis alternativa asociaba la epidemia al pesticida. Existen datos objetivos que justifican que este producto sea sometido a reevaluación. Este compuesto fue examinado por el Comité Conjunto FAO-OMS (FAO= Organización para alimentos y Agricultura de la ONU, con sede en Roma) de Residuos de Pesticidas en 1974 y se establecieron las coordenadas (S. 139) fundamentales para su aplicación". Además, el Doctor Vettorazzi menciona una caracteristica muy importante del Nemacur que liamó la atención de los cientificos ya en 1974: "Hubo un aspecto que nos llamó poderosamente la atención. En la documentación cientifica aportada se demostró que cuanto más evolucionado era el animal sobre el que actuaba, mayor era su capacidad letal".4 Explicado de otra forma, esto quiere decir que el Nemacur es más tóxico para el hombre que para una rata.
Sin embargo, a los pocos dias de publicar esta entrevista, la redacción de "Cambio 16" recibe un telex sumamente extratño, firmado con el nombre y los dos apellidos de este cientifico de la OMS: "Yo no he estado nunca involucrado en la cooperación de la OMS con ei Gobierno Español en relación con ei sindrome del aceite tóxico, porque, constitucionalmente, la oficina regional para Europa es responsable de la cooperación de la OMS con todos los paises europeos y tiene acceso a todo el peritage necesario. Por tanto yo no tenia la información necesaria para comentar fructiferamente sobre este asunto. Mi trabajo en la OMS es el de secretario de JMPR (Joint Meeting an Pesticide Residues = Conferencia Conjunta sobre Residuos de Pesticidas, reunión que se celebra conjuntamente entre la OMS y la FAO) que se ocupa de evaluar los riesgos sanitarios asociados con el uso de pesticidas agricolas. Los comentarios durante la entrevista de su corresponsal en mi oficina, fueron a raiz de la toxicidad del Nemacur. Debo hacer hincapié en que no existen datos definitivos que indiquen que cualquier pesticida pueda causar en el hombre sintomas similares a los observados en las victimas del envenenamiento en España.
Sin embargo, como le expliqué, le hemos pedido a una institución española que nos facilite datos cientificos para corroborar su tesis de que el Nemacur pudo estar involucrado, lo cual se podrá utilizar en cualquier evaluación futura de este pesticida. La interpretación de mis comentarios, en CAMBIO, ha provocado que el trabajo de un distinguido y dedicado grupo de consejeros cientificos individuales haya sido menos- (S. 140) preciado, y lo lamento mucho. El lenguaje emocional utilizado no deberia tener nada que ver con el tratamiento cientifico de la cuestión, necesario para resolver este trágico episodio.
Por todo ello solicito que los puntos de vista expresados en el número 689 de "Cambio 16" sean refutados publicando esta declaración. He mandado esta declaración a la oficina regional para Europa de la OMS, quienes pueden querer distribuirla a las partes involucradas".5
"Cambio 16" publica esta "rectificación" en su número 691, es decir, dos semanas después de la publicación de la entrevista con el Doctor Vettorazzi, aparecida en el número 689 con fecha del 11 de febrero de 1985. Curiosamente, la empresa Bayer fue la primera en conocer el texto, como escriben en su edición de febrero de "Bayer-Intern" : "con fecha 13 de febrero el Doctor Vettorazzi nos Ilamó por teléfono a las 15 horas (...)".6
Reconstruyendo los hechos, resulta que después de la publicación de la entrevista con el Doctor Vettorazzi en "Cambio 16", existia un contacto muy estrecho entre el gobierno español, la oficina regional de la OMS con sede en Copenhague, la central de la OMS con sede en Ginebra y la empresa Bayer. El número de "Cambio 16" con la molesta entrevista apenas habia llegado al kiosko cuando la Sra. Carmen Salanueva, máxima responsable del Plan Nacional para el Sindrome Tóxico, tomó uno de los primeros aviones para Copenhague.
Su visita motivó a los señores Tarkowsky y Waddington a coger por su parte el próximo avión con dirección a Ginebra. En la oficina regional para Europa de la OMS, el doctor Tarkowsky es el responsable de toxicologia. El doctor Waddington ocupa el puesto de director para la salud en Europa y al mismo tiempo es autor del prólogo del libro de la OMS sobre el Sindrome Tóxico que resume los resultados de la reunión de expertos de marzo de 1983 y cuyo contenido habia criticado el doctor Vettorazzi.
Tarkowsky y Waddington volaban a Ginebra acompañados por dos abogados. Se podria pensar que estos'cuatro caballeros (S. 141) se desplazaron a Ginebra para hacerle una visita de cortesia al doctor Vettorazzi, pero el resultado fue este telex tan sorprendente a "Cambio 16", firmado, de un modo inhabitual, con ei nombre completo del funcionario de la OMS: Gaston Vettorazzi Unisanta.7
Igual de instructivo y original que este extraño telex es la carta que escribe en un francés sumamente elegante el Director General de la OMS, el sueco Halfdan Mahler sobre este episodio al ministerio de Sanidad de Madrid: "Tengo el honor de referirme a un articulo aparecido en el número 689 de "Cambio 16". Fue presentada como una entrevista concedida en la sede de la Organización por el doctor Vettorazzi, uno de mis colaboradores. En realidad, las medidas tomadas por la OMS en colaboración con su gobierno referentes al sindrome del aceite tóxico fueron confiadas, como usted bien sabe, a la Oficina Regional para Europa que ha colaborado con su gobierno estrechamente desde el comienzo de la tragedia asociada con este sindrome. Consecuentemente, ei Doctor Vettorazzi no ha tomado nunca parte en las investigaciones sobre la epidemiologia y origen de esta intoxicación, tal y como ya lo ha informado a "Cambio".
Estoy seguro que la contribución a estas investigaciones por parte de mi organismo representado por su oficina regional, sus consejeros y el grupo de trabajo, reunidos en marzo de 1983, ha cumplido en todo momento con las normas de excelencia cientifica y de imparcialidad, caracteristicas de la OMS. Es cierto que todos nosotros tenemos el deber de no dejar de lado ningún elemento existente y nuevo que pudiera aportar alguna luz sobre la causa de esta intoxicación, aunque, como usted sabe, los datos sometidos primero a la investigac