deutsch
english
francais
italiano
espanol
Photo
Experimentos con Animales

Nota de Prensa
29 de Mayo de 2013

EXIGEN A BAYER ABANDONAR EXPERIMENTOS CON ANIMALES

La empresa química BAYER, responsable entre otras de los experimentos nazis con seres humanos, realiza 170.000 pruebas con animales al año.

La Coalición contra los peligros de Bayer y los Médicos contra la experimentación animal Alemania han pedido a la empresa a cambiar sus actividades de investigación con métodos que no impliquen la experimentación en animales. Este cambio es necesario no sólo por razones éticas, pero también es de interés para los pacientes y los consumidores.

Silke Bitz de los Médicos contra la experimentación animal: “Solicitamos BAYER y todas las demás empresas farmacéuticas cambiar a métodos que son absolutamente sin experimentación en animales. Usando simulaciones por ordenador, pruebas en cultivos de células y por medio de bio-chips, es posible describir en detalle la metabolización de nuevos agentes activos en el cuerpo humano. Tales métodos de investigación son éticamente justificables y traer resultados relevantes para los seres humanos – a diferencia de los experimentos con animales“.

Philipp Mimkes de la Coalición contra los Peligros de Bayer añade: “Los experimentos en animales no sólo son irresponsables hacia los animales sino también a los seres humanos. No sirven a la seguridad de los pacientes, sino que sirven para proteger legalmente a los fabricantes de productos farmacéuticos. Procedimientos basados en animales son científicamente anticuados y éticamente ya no se justifica.“ Mimkes solicita la revisión de la normativa correspondiente, como una gran parte de la experimentación con animales es dictado por la ley.

Durante el año pasado BAYER ha “consumido”, según sus propias publicaciones, más de 147.000 animales. Además más de 23.000 animales fueron utilizados por los institutos encargados externamente. BAYER repetidas ocasiones ha colaborado con los laboratorios de pruebas controvertidas, como Professional Laboratory and Research Services (PLRS) y Huntingdon Life Sciences (HLS), ambos de los cuales son conocidos por el uso de métodos que son crueles con los animales de laboratorio y profesionales.

Los estudios realizados por la Food US-and Drug Administration (FDA) han demostrado que el 92 por ciento de los potenciales productos farmacéuticos, que han demostrado ser eficaces y seguros en la experimentación en animales, no pasan las pruebas clínicas, ya que o bien no muestran eficacia o producir efectos no deseados. Esta incertidumbre tiene consecuencias fatales: sólo en Alemania, 58.000 personas mueren cada año como resultado de los efectos secundarios farmacéuticos.

“El ejemplo Lipobay muestra que los efectos secundarios graves no son de prever a través de la experimentación en animales. A pesar de la “excelente tolerabilidad” predicho por BAYER después de numerosos experimentos en animales de más de 100 pacientes sufrieron de rabdomiolisis, que es una descomposición severa de los músculos, que resulta en la muerte “, explica Mimkes. Los animales tales como ratas, ratones, conejos, perros, cerdos y monos se habían dado Lipobay a través de sonda, por vía intravenosa o como un aditivo alimentario. Varios efectos secundarios se hizo presente, sin embargo, eran diferentes de los daños más tarde observado en los seres humanos. Algunas especies animales sufrieron daño muscular leve a alta dosis, pero no fueron infligidas con la rhabdomolysis fatal. En cambio, algunos animales se vieron afectados por el estómago, sangrado y afecciones de los ojos.

“Desde la experimentación en animales no son adecuados para una investigación farmacéutica eficaz, aunque sólo sea por su propio interés, BAYER haría bien a una parte de este método anticuado y dar un paso adelante en la investigación farmacéutica moderna sin experimentación con animales”, concluye Silke Bitz.
Traducido por Guillermo Luciano (FundaVida)